Todo el mundo sabe que los pararrayos deben colocarse en la parte más alta de los edificios y que su función es la de protegernos de los rayos. Asimismo, sabemos que su instalación es obligatoria pero, ¿por qué son tan importantes? La integridad de tu vivienda y la salud de tu familia está en juego.

Durante las tormentas eléctricas, las zonas y estructuras más altas están amenazadas. Los rayos generados en una tormenta, que pueden llegar a alcanzar el millón de voltios, tienden a caer en los árboles y los edificios de mayor altura de las poblaciones llegando a causar graves daños personales y materiales. Es indispensable y obligatorio el uso de pararrayos, al igual que asegurarse de que el sistema recibe el mantenimiento adecuado. De nada sirve tener un pararrayos instalado si éste no se encuentra en perfecto estado. Una instalación en mal estado puede ocasionar graves desperfectos materiales y en el peor de los casos, humanos.

La actual normativa obliga a una inspección de la instalación de protección periódica y cada vez que descargue un rayo. Ciertos componentes pueden perder su eficacia en el transcurso del tiempo en razón del estado de intemperie, de la corrosión, de los impactos o de los choques mecánicos. Cuando una verificación muestre que existen anomalías o deficiencias en el pararrayos e instalación es obligado realizar la reparación con el menor retraso posible a fin de mantener la eficacia óptima de la instalación (Norma UNE 21.186).

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales contempla  lo siguiente: “los equipos de trabajo que puedan ser alcanzados por los rayos durante su utilización deberán estar protegidos contra sus efectos por dispositivos o medidas adecuadas”. “R.D. 1215/97. Anexo II, punto 12”. Por otro lado, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) publicó la NTP 1084/17 “Prevención de riesgos laborales originados por la caída de rayos”. Además de los daños que pudieran producirse en caso de descargas atmosféricas, se deben evitar responsabilidades por incumplimiento o negligencia de las normativas aplicables.

Cabe destacar que Aragón recibe la mayor parte de los rayos que caen en España habiendo ocasionado graves daños en multitud de lugares, incluso la muerte de personas y animales domésticos, sin olvidar los elevadísimos costes en la industria por paradas en la producción. En Finvisa te ayudaremos a que toda tu instalación del pararrayos esté cuidadosamente calculada, estudiada e instalada.