Se aproximan los meses más fríos del año y son muchos los que ya comienzan a preocuparse por el reparto de los costes derivados de la calefacción central. 

Este reparto genera muchas preguntas entre los vecinos de los edificios residenciales, ya que normalmente hay quienes consideran que pagan mucho y que sus viviendas están demasiado frías o que la distribución del gasto no esta ajustado a la realidad de cada vivienda.

No obstante, muchos edificios ya cuentan con termostatos individuales con los que cada vecino puede seleccionar tanto la temperatura, como las horas de funcionamiento.

Aspectos que hacen variar la factura energética

Cuando se reside en un edificio residencial y se comparte una misma caldera central o fuente de calor, se pueden presentar algunas situaciones que puedan hacer variar el importe de la factura energética.

Caldera Central, cumpliendo la normativa vigente

El primer aspecto que hay que tener en cuenta, es que todas las viviendas se benefician de la misma fuente de calor que se encuentra en una zona común y que cumple con los requisitos estipulados por la normativa vigente.

Esta instalación común, puede dar servicio ya sea a viviendas del mismo bloque o de varios (cuanta más amplia sea la zona de distribución de calefacción, más posibilidades de sufrir pérdidas térmicas tendrá).

Tipo de combustible

Otro de los aspectos a tener en cuenta son los gastos de mantenimiento y del tipo de combustible, que deben de ser asumidos por los vecinos (una situación ventajosa, dado que el gasto de mantenimiento de una caldera comunitaria es menor que las de las calderas individuales).

Por último, no hay que olvidarse de tener en cuenta la duración de la temporada de calefacción, que debe ser establecida por todos los vecinos. Normalmente el periodo es del 1 Noviembre al 30 de Abril, coincidiendo con los meses más fríos, no obstante, queda a discreción de la comunidad de adelantar o retrasar el encendido o el apagado de la misma.

Repartos de costes de calefacción central:

  • Coste fijo: Costes generados por la instalación de calefacción central (por el hecho de dar servicio).
  • Gastos del combustible usado: Suele ser el más significativo, ya que su precio influye en el coste de la factura energética de los vecinos.
  • Gastos ocasionados por el sistema de energía solar térmica: Estos sistemas generan un gasto por mantenimiento y un gasto por el consumo eléctrico de las bombas y por regulación del sistema solar.
  • Gastos de mantenimiento: Este tipo de actuaciones preventivas deben ser realizadas por una empresa autorizado u órgano competente de la comunidad autónoma.
  • Gastos de agua y electricidad: Son los gastos ocasionados por los equipos que requieren energía eléctrica para funcionar (bombas, quemadores…).
  • Gastos menores: Hacen referencia a los gastos de personal o gastos financieros de las cuentas donde están domiciliados los recibos, por ejemplo.

Finvisa, ¿quiénes somos?

En Finvisa trabajamos para ofrecer la mejor calidad a las comunidades consiguiendo el máximo ahorro. Nuestro horario de atención al cliente es de 9h a 14h todos los días laborables del año. Le atenderemos en nuestras oficinas localizadas en Zaragoza, aunque si lo prefiere puede trasladarnos sus dudas a través de administracion@finvisa.es o nuestro formulario de contacto.