¿Cómo preparar la calefacción para el invierno? Con la llegada del frío es el momento de preparar nuestro hogar con el objetivo de conseguir un máximo confort y optimizando en costes. Desde Finvisa nos gustaría darle algunos consejos o pautas sobre cuál es la mejor manera de preparar nuestra calefacción, caldera y radiadores para que funcionen de manera óptima.

  • Comprobar la presión de la caldera. En el momento de poner en marcha la calefacción, un punto fundamental es  asegurarnos de que el calentador funciona correctamente. Para ello, se pone en marcha al mínimo y se revisa la presión que marca. La presión optima es de 1,5  bares (siempre es aconsejable mirar las instrucciones de cada fabricante).

Si en el momento de la comprobación, observamos que está por debajo, tendremos que llenar el circuito con agua mediante una llave de corte situada en la misma caldera. Es muy importante que el llenado sea de forma paulatina para evitar que burbujas de agua entren en el circuito.

  • Revisar los radiadores.  Para saber si hay pérdidas, bastará con fijarnos en las llaves de entrada y en si tienen marcas de agua o de goteo. Normalmente, si no se han observado fugas durante el verano no hay que preocuparse, no obstante nos podemos encontrar que los purgados estén obstruidos.

 

  • Activar el “modo invierno”. Cuando tenemos una calera a intemperie, es adecuado tener en cuenta esta opción, dado que las heladas que se producen en invierno pueden provocar averías de distinta índole en las calderas.

 

  • Purgar los radiadores. Esta es una de las tareas que a priori puede parecer más compleja, pero que una vez se hace ya no supone ningún problema.

Es posible que en el momento de que la caldera entra en funcionamiento, una parte del radiador esté más fría que la otra, esto se debe a que el radiador tiene aire. ¿Cómo purgar un radiador? Se coloca un recipiente debajo del tubo y se va aflojando poco a poco el tornillo central hasta que el agua y el aire salgan. Cuando cae un chorro de agua continuo, se cierra nuevamente el purgador.

  • Volver a examinar la presión de la caldera. En el momento de la purga, la caldera habrá perdido presión. Si ha sido así, simplemente deberemos volver a llegar el circuito con agua, sin por una casualidad superamos la presión máxima de la caldera, tan solo con purgar un radiador y permitir que el agua pueda salir, bajaremos la presión de la caldera.

Es imprescindible seguir estas pautas si no queremos contratiempos inesperados que hagan peligrar el buen estado de nuestro sistema de calefacción.

Finvisa, ¿quiénes somos?

En Finvisa trabajamos para ofrecer la mejor calidad a las comunidades consiguiendo el máximo ahorro. Nuestro horario de atención al cliente es de 9h a 14h todos los días laborables del año. Le atenderemos en nuestras oficinas localizadas en Zaragoza, aunque si lo prefiere puede trasladarnos sus dudas a través de administracion@finvisa.es o nuestro formulario de contacto.