Es cierto que, hasta ahora, no era muy habitual encontrar cerraduras biométricas. Pero, debido al avance de la tecnología y a la necesidad de hacer más fuertes las medidas de seguridad en nuestros hogares y lugares de trabajo, es más frecuente su uso.

Qué son las cerraduras biométricas

Las cerraduras biométricas son unas cerraduras electrónicas que nos permiten olvidarnos del sistema tradicional del uso de llaves para abrir las puertas.

Para abrir este tipo de cerraduras, hay distintos mecanismos, como teclados para introducir una contraseña, lectores de huella dactilar o softwares de reconocimiento facial.

¡Adiós a situaciones desagradables que todos hemos vivido, como olvidar las llaves y no poder entrar en casa!

Son cerraduras que llaman la atención por su diseño y estética.

Disponen de una avanzada tecnología y nos ofrecen un alto nivel de seguridad.

Se comenzaron a utilizar en empresas o en locales comerciales, pero poco a poco, su uso se va extendiendo y podemos verlas más habitualmente en otros lugares como viviendas particulares, oficinas, etc.

Las ventajas de su uso son, principalmente, la facilidad de uso y la garantía de seguridad que ofrecen.

Tipos de cerraduras biométricas

Hay varios tipos de cerraduras biométricas:

Cerraduras biométricas con contraseña.

Se abren mediante un código de seguridad aleatorio que se introduce en un teclado táctil. En algunos casos, llevan un modo de doble autenticación con una tarjeta inteligente.

Cerradura biométrica electrónica con huella digital

El mecanismo de apertura se basa en un algoritmo avanzado de huella digital que es reconocida por un sensor de huellas. También incorporan la posibilidad del sistema de doble autenticación: bien mediante una contraseña, un control remoto o una tarjeta inteligente.

Cerradura biométrica con apertura mediante App

Además de controlarse a través de la App instalada en nuestro dispositivo móvil, se suele poder acceder a ella también, a través de huella digital o con llave de seguridad.

Cerradura biométrica de reconocimiento facial

La más avanzada a nivel tecnológico. Permite su apertura mediante un mecanismo que reconoce nuestra cara. Puede reconocer diferentes usuarios y es muy útil para centros de trabajo.

La instalación de todas ellas es bastante sencilla.

Cómo funcionan las cerraduras biométricas

Respecto a su funcionamiento, las cerraduras biométricas funcionan a través de un pequeño motor eléctrico pequeño, que se activa mediante la introducción de la contraseña, de la app de tu móvil o del reconocimiento facial o huella dactilar.

Este último, se consigue mediante un escáner óptico que permite reconocer la huella de los usuarios autorizados, ofreciendo un nivel muy alto de seguridad.

La configuración del sistema, permite autorizar usuarios y almacenar la información relativa a cada uno de ellos, sus huellas digitales, así como modificar o eliminar usuarios en caso necesario.

Otra ventaja de estos dispositivos es que cuentan con un registro que ofrece información muy útil sobre los accesos: usuarios que han accedido, horarios de entrada y salida, etc.

Por lo que, cada vez más, se están implantando en oficinas y centros de trabajo como sistema de fichaje de sus empleados.

Normalmente, el precio de estas cerraduras varía en función del número de huellas dactilares que el mecanismo puede reconocer. A mayor número, más alto es el coste.

Es importante elegir bien la cerradura biométrica que vas a instalar porque, como en casi todo, las hay de mejor y de peor calidad: cerraduras que no detectan bien las huellas dactilares o que funcionan muy lentamente o tienen poca memoria pueden causarte sorpresas desagradables.

Si estás pensando en comprar e instalar cerraduras biométricas, es muy importante que tengas muy en cuenta las características técnicas de cada modelo: datos de la memoria, facilidad de configuración, rapidez en el uso, etc.

Finvisa, ¿quiénes somos?

En Finvisa trabajamos para ofrecer la mejor calidad a las comunidades, consiguiendo el máximo ahorro.

Nuestro horario de atención al cliente es de 9h a 14h todos los días laborables del año.

Le atenderemos en nuestras oficinas localizadas en Zaragoza.

Aunque, si lo prefiere, puede trasladarnos sus dudas a través de administracion@finvisa.es o nuestro formulario de contacto.